01 diciembre 2005

Huelva y sus hamburgueserías

Me preguntan en Sevilla que qué Mc Donald´s fue el que salió ardiendo en la noche del jueves. ¿Que qué Mc Donald´s? Pues el Mc Donald´s, el que está junto al puente de Punta Umbría; el único que hay. Y se ríen de mí porque cómo diablos va a ser posible que el payasito de la peluca roja sólo venda hamburguesas en un sitio de los 10.085 kilómetros cuadrados que componen esta magna provincia. «No me creo yo que en las playas de Lepe, con todo lo que se está construyendo allí, no vaya a haber otro», me replican. Insisto en que afortunadamente no, y en que, durante un huevo de años, las hamburguesas que nos estuvimos zampando campechanamente fueron las de los hermanos Rodríguez de la Plaza de las Monjas. Pero nada, ni caso. Y concluyo que, a los ojos de buena parte de la humanidad, el progreso cosmopolita se constata por el número de establecimientos de comida rápida de marca que ocupen su casco histórico. A efectos de modernidad, lo determinante no es que Huelva tenga o no aeropuerto y que el AVE nunca vaya a llegar a la capital porque somos muy poquitos para un aparato tan caro. ¿Cuánto factura Pizza Hut en esta ciudad?, ¿y cuántos establecimientos tiene abiertos? Según la flota de motocicletas con que cuente esta pizzería para el reparto domiciliario, según la cantidad de porciones que sea capaz de comerse el onubense medio de una sentada o a lo largo de todo un año, podremos saber si los onubenses estamos en una capital digna de sobrevivir al siglo XXI o si merece la pena dejarlo todo y emigrar a otros parajes donde los Burger King se contabilicen por centenares. ¿Vicios de la sociedad de consumo? Puede ser... Aunque, pensándolo bien, también pudiera ser que los españoles estemos simplemente ajustando nuestra pupila intelectual a este mundo customizado en el que todo, absolutamente todo, tiene una solución al alcance de su bolsillo. ¿Por qué no va a ser un síntoma de retraso el que en toda la provincia sólo haya un puñetero Mc Donald´s (la mar de coqueto, eso sí, con su Mc Auto y todo, para que más de un capullo se deje allí el guardabarros cualquier día)? ¿No debería el Ayuntamiento de Huelva olvidarse del Parque Empresarial y darlo todo por esos inversores que estén dispuestos a meterse en el singular mundo de las franquicias de la comida basura? Además, ¿quién no quiere a la vuelta de la esquina una hamburguesería –con su trazabilidad y todo– para poder mandar allí a los niños a que se maten y no tener que sacar el coche del garaje y llevarlos al Molino de la Vega para que acaben matándote a ti? No sé ustedes, pero yo me voy a zampar ahora mismito un Mc Royal de Luxe. ¡Por Huelva!

Del archivo de EL MUNDO Huelva Noticias

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal