05 mayo 2010

La Ley de Amnistía según Valverde

«La primera pintada que se hizo en Valverde fue pidiendo 'Libertad para Garmendia y Otaegui', curiosamente dos etarras». Me lo contaba el otro día Manuel Eugenio Romero, mientras le pedía yo algunos datos esenciales de la biografía política de mi padre durante la clandestinidad antifranquista para poder cumplimentar la solicitud de la Fundación Pablo Iglesias, donde andan armando un megadiccionario biográfico del socialismo español, por lo que le mandaron una amable carta a mi madre reclamando nuestra colaboración.
Manuel Eugenio me precisó que fue el 31 de diciembre del 75 cuando se realizó la primera manifestación político-callejera en décadas. Desde el pie de la torre hasta el Valle de la Fuente, unos cuantos socialistas y comunistas (veinteañeros en su mayoría) fueron desfilando cogidos del brazo al grito de «¡Amnistía y libertad!». El municipal de guardia en el Ayuntamiento creyó que eran chavales que iban a una queda navideña. Las Manzanas, más avispadas que el policía, salieron de su tienda para gritar «¡Abajo los precios, arriba los salarios!».
Lo cuento porque, ahora que se debate tanto sobre la vigencia y la oportunidad de la Ley de Amnistía, quizá sea bueno recordar quiénes y por qué la pidieron en su día. O las intenciones penales de los que se opusieron a la misma, claro está. Porque me temo, entre otras cosas, que esta infeliz controversia se recrudecerá cuando cualquier año de éstos a ETA se le acaben la dinamita, los comandos y la desvergüenza y sus portavoces reclamen en una mesa de negociación que se les abra la celda a condenados con mucha sangre inocente a sus espaldas y 20 años de prisión pendiente. Y me da a mí que habrá quienes, desde la izquierda más exquisita, apuesten entonces por nuevas leyes de amnistía; a saber con qué legitimidad moral si valoramos algunos pronunciamientos recientes.

P.D.: A lo más impertérritos les recomendaría la última novela de Cercas, Anatomía de un instante. El autor mantiene a la largo del texto que la generación de su padre renegó a la Justicia y pasteleó con el facherío una componenda antidemocrática. Pero justo antes de poner el punto y final, el escritor admite que, a buen seguro, tanto él como yo lo habríamos hecho mucho peor que nuestros progenitores.

Etiquetas: ,

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Para saber como terminará ETA, basta con ver como acabó el IRA.

05 mayo, 2010 16:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Para cuando vas a dedicar un espacio al expolio del Recreativo de Huelva por el alcalde Pedro Rodríguez? Creo que el asunto debe merecer un poco de tu interés ¿o no?. ¡Ah, claro! como eres de Sevilla, Spain, debes ser del Betis o del Sevilla. Fdo. Uno de Huelva.

05 mayo, 2010 16:09  
Blogger Gloria ha dicho...

A los de ETA por mi ni agua, no se la merecen!!!

Hola Manolo.

05 mayo, 2010 16:36  
Blogger manolocayuela ha dicho...

Hola Manolo,

Hace poco me contaron la misma historia del día de la manifestación de la Amnistía coincidiendo con las campanadas de fin de año en el pielatorre. La transición en Valverde son unos años muy interesantes y muy desconocidos por todos y siempre me gusta leer cosas nuevas.

Tambien me gusta leer tus post, porque siempre se aprenden cosas nuevas y nuevos puntos de vistas de la actualidad política.

Un fuerte abrazo.

05 mayo, 2010 21:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que yo recuerde - y está en los anales -, los enviados de Aznar se sentaron con los representantes de ETA para negociar.

11 mayo, 2010 19:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Los representantes de Aznar - que fue un presidente del gobierno del PP - se reunió con ETA a pesar de que le pusieron una bomba. Los de Zapatero (PSOE) también se reunieron con ETA. Eso dice mucho de como los gobiernos tanto de derechas como de izquierdas creen que se debe acabar con ETA, debilitándola con la acción policial y judicial, y cuando esté agotada, negociar su disolución. Lo demás es demagogia barata para dañar al contrario, cuando quienes se reúnen son los del gobierno del PP, son criticados por los políticos del PSOE. Y al revés, cuando quienes se reúnen son los del PSOE, reciben las críticas de los del PP. Esto es así y los sabemos todos, incluido Vd. Sr. Becerro, y como juega en el campo del PP por eso critica a los del PSOE, y si fuera al revés y jugara en campo del PSOE, entonces criticaría a los del PP. A mi eso no me parece bien, se llama hipocresía.

20 mayo, 2010 08:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Aquí un exquisito de IZQUIERDA...socialista-comunista y obrero...no como los que reniegan de esto que dice alto y claro:

La amnistia debe tener un umbral...los delitos de lesa humanidad.

Saludos desde tu pueblo pero prefiero el anonimato pues sin verme no sabras ponerme cara.

23 mayo, 2010 17:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal