24 julio 2006

La culata

Lo que parece que va a pasar en cualquier momento en Moguer puede ocurrir en algún que otro pueblo más de la provincia a poco que los ánimos se caldeen con el incesante calor. Me refiero a la ruptura del pacto de gobierno que une a populares y andalucistas desde mediados de 2003. En el municipio moguereño, el casi siempre mesurado Juanjo Volante (PP) ha elevado la voz para avisar a Antonio Capelo (PA) de que los trabajadores -y votantes- de Emvisur están para él muy por encima del primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, por lo que nadie debería sorprenderse si esta misma mañana le da el punto al regidor de firmar un decreto que deje sin atribuciones a este devoto de la Virgen de Montemayor que hace tres años llegara a encabezar la lista de los andalucistas al Congreso. Fue en el mes de mayo cuando el PSOE metió por debajo de las puertas el Moguer Socialista, un panfletillo en el que se acusaba sin medias tintas al ex secretario de Organización del PA de Huelva, José Lagares, de haber reunido a la plantilla de la empresa municipal para exigir a los empleados el pago de 20 euros mensuales hasta las elecciones de 2007. “Todos sabéis por qué estáis aquí y que el PA os ha contratado, por lo tanto ahora hay que contribuir al sostenimiento del partido”, dicen los socialistas moguereños que les dijeron trabajadores anónimos de Emvisur que dijo Lagares cumpliendo las órdenes dichas por Capelo y Ventura Vivas, del que también cuentan que habría sido el cerebro de esta campaña de recaudación extorsiva. Y el PSOE de Moguer, que sabe mejor que nadie cuál es realmente el enemigo a batir, concluía entre los titulares de su libelo que “Volante, una vez más, no hace nada ante este hecho caciquil”... Pues bien: puede que al final lo único que hayan hecho los socialistas sea ponerle en bandeja al PP la excusa perfecta para terminar su mandato gobernando en solitario y dando muestras de mano dura contra los abusos del poder, aparte de dejar a los pies de los caballos a un Capelo que llevaba ya algún tiempo dándole vueltas a la idea de que quizá nunca debió pactar con unas gentes con las que siempre anduvo a tortas. ¿Y si al final la vuelta del PSOE a la Alcaldía con Manuel Batista dependiera de un pacto con la recua del PA que quiere pagarse la campaña con el impuesto revolucionario? “Es indigno que Capelo crea que con las contrataciones está comprando votos, pero aún peor es exigirles a los trabajadores que paguen de su bolsillo los afanes de grandeza de este personaje”, ha comentado el secretario general del PSOE de Moguer, Jesús Díaz. ¿A que les sale el tiro por la culata?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 24 de julio de 2006

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal