20 diciembre 2007

Siameses que ni se miran a la cara

De la última asamblea del PSOE de Isla Cristina, en la que el consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Isaías Pérez Saldaña, ha sido preferido al secretario provincial de Organización del partido, Mario Jiménez, como cabeza de lista en las elecciones autonómicas del 9 de marzo, conviene resaltar la otra sugerencia de cambio introducida por las bases isleñas —lideradas por la alcaldesa y ex directora general de Pesca, María Luisa Faneca— a la propuesta lanzada por la dirección provincial; sugerencia que puede pasar desapercibida en la vorágine informativa de los últimos días o, más bien, de los últimos tiempos. Ojo, pues, al dato: la militancia vecina acaba de proponer públicamente que el parlamentario nacional Pepe Oria sea removido de su escaño en el Congreso de los Diputados para aupar a la Cámara Baja a María Bella Martín, la que a juicio de muchos leperos (hablo tanto de socialistas de toda la vida como de los que jamás comulgarán con este credo) encarna ese rostro amable que debió presentarse a los electores en los comicios del 27 de mayo para poder tener realmente alguna opción de disputarle la Alcaldía al popular Manuel Andrés González. Igual que en las locales se apostó erróneamente por el presidente del Patronato Provincial de Turismo, Pepe Prieto (recuerden aquel lapidario eslogan de «Lepe te necesita», quizás la prueba más conmovedora que pueda brindarnos jamás la política onubense del cáncer paternalista que nos está comiendo por dentro), ahora Barrero va a mantener a Oria como número tres de la candidatura que encabeza el propio Javier en lo que ya hemos dicho que se puede entender como un mensaje aclaratorio para navegantes sobre quién seguirá siendo por muchos años el único referente válido —a los ojos de Huelva— en la agrupación local del PSOE de Lepe. El problema que se atisba es que, desde el minuto cero, Isla Cristina no está dispuesta a bailarle el agua al aparato. Y en este municipio costero sí que se adivina alcaldesa socialista para rato, después del meneo electoral que le dio a Paco Zamudio en los estertores de la pasada primavera y la crisis animal desatada a continuación en el seno del PA. Faneca niega la necesidad de mantener en la primera línea de la política a Oria y se decanta por Mari Bella, esa mujer con la que quién sabe si a partir de 2011 no tendrá que estar cogestionando administrativamente ese cogollito de Islantilla que ha convertido a Lepe e Isla Cristina en pueblos siameses. Es bueno, por ello, que los movimientos de las respectivas asambleas socialistas se coordinen sincronizadamente, so pena de desmembramiento. ¡Y vaya que si no es el caso! Me malicio que el referente soñado de Barrero en las tierras de Faneca era Zamudio...


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 20 de diciembre de 2007

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal