13 diciembre 2007

Un adelantado a su tiempo

Acabamos de asistir en vivo y en directo a la renovación del ‘pacto entre caballeros’ suscrito en el año 2000 por el secretario general del PSOE, Javier Barrero, y el consejero de Agricultura y Pesca, Isaías Pérez Saldaña, conforme al cual el antiguo alcalde de Ayamonte se mantiene tranquilamente en su escaño en el Parlamento andaluz (quién sabe si también retendrá su silla de privilegio en el Consejo de Gobierno de Chaves) a cambio de dejar él a su vez tranquilo al secretario tercero de la mesa del Congreso de los Diputados para hacer y deshacer en Huelva. Entiendo –por no admitir abiertamente que la comparto, casi al cien por cien– la desazón que puede causar en ciertos sectores básicos del socialismo onubense la certidumbre de que el próximo congreso provincial será un nuevo desfile militar a mayor gloria de los condecorados, pero ya que empezamos a analizar las cosas desde una óptica bélica, permítanme advertir que realmente a pocos políticos les tendría que preocupar tanto la balsa de aceite refrito que está resultando este PSOE barrerista como al alcalde de Huelva y presidente provincial del PP, don Pedro Rodríguez González. En cuanto pasen las elecciones del 9 de marzo y se clarifique del todo cómo queda el panorama institucional hasta la próxima década, aquí los socialistas sólo van a tener una preocupación principal, un gran objetivo por cumplir a corto y medio plazo, y ése no es otro que arrebatarle a Perico Rodri las riendas del Ayuntamiento de la capital. La ofensiva final será por tierra, mar y aire, porque esta pieza se la quieren cobrar indistintamente Manuela Parralo desde la oposición municipal, Petronila Guerrero desde la presidencia de la Diputación, Cinta Castillo como futura consejera andaluza y la guardia pretoriana de Pepe Juan Díaz Trillo desde lo orgánico. Para tratar de opacar la figura del alcalde, la estrategia de la mesa camilla es la de forzar una suerte de constelación de estrellas que le haga sentir vulnerable, sobre todo porque en los próximos tres años nunca sabría a ciencia cierta por dónde le va a venir el siguiente guantazo ni la identidad de su próxima rival en las urnas, con lo que irremediablemente se multiplican los frentes de batalla. Aparte, el PP a nivel interno sigue siendo una jaula de grillos de la que ocuparse cada mañana y preocuparse cada noche. Ésa es la ventaja táctica que aporta maquiavélicamente Barrero al PSOE con su estrategia de pactos: ha transformado aquella entrañable familia ideológica en una simple y despiadada máquina de poder, perfectamente engrasada para todo aquel que quiera acceder a las instituciones, aun matando... Quizá los populares debieran copiarle el modelo. Tal vez Isaías fue el primero que comprendió que Javier sólo era un adelantado a su tiempo.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 13 de diciembre de 2007

Etiquetas: , , , , , ,

5 comentarios:

Blogger manolocayuela ha dicho...

"...ha transformado aquella entrañable familia ideológica en una simple y despiadada máquina de poder,..."

Así escrito asusta. Pero en el fondo, escrito de una forma u otra, mucha gente pensamos lo mismo que tú. Por razones obvias tú conoces a los padres de esta familia ideológica. ¿Que piensan ellos? No me creo que no lean tus artículos y que no tengan nada que decir.

Un abrazo.

14 diciembre, 2007 12:11  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pregunten en la intimidad a José Antonio Marín Rite por Javier Barrero...

14 diciembre, 2007 20:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Isaias vian los politicos de corazon y vocacion!!

15 diciembre, 2007 12:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿quienes eran los vecinos de Bellavista que incluso tiraron el tabique que sepapaba sus casas, para estar todavía mas cerca y que hoy son los que mas mas mandan en el psoe de Huelva?

15 diciembre, 2007 18:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Dormía el conde Rodríguez
acostadito en la su cama:
La pierna izquierda encogida,
la diestra, más estirada.
(la otra pierna, la de enmedio...
es costumbre no mentalla).

Dormía plácidamente:
Hay que ver lo que roncaba,
so la lana del embozo
de su manta zamorana.
Y la condesa Sonsoles ,
que al su lado estaba echada,
roncaba un aria da capo
que ni la María Callas.. .
Y antes de que cante el gallo...
(que lo suele hacer al alba,
porque sepan las gallinas
quién les canta y quién les manda...)
con el rostro demudado,
¡Don Rodríguez despertaba! :
'¿Qué es aquesto? -diz Rodríguez-
¿Quién mi sueño sobresalta?
¡A mí la guardia moruna
del Ministro Rub-al-Kaaba!'

Avanzando entre las sombras
que rodeaban la su cama...
ve que crece, ve que avanza...
la silueta recortada
de un espectro, de un fantasma...
¡Vive Dios que miedo daba!
Entre nubes de sulfuro
y otras de canela en rama,
a los pies de Don Rodríguez
el espectro da la cara:

Va vestido de uniforme,
calzón corto, con polainas...
y, esparcidas por el pecho,
quien en ello se fijara...
no verá que lleve estrellas,
sino bujeros de bala.
Lleva gafas redonditas
-las que John Lennon llevara-
y así... visto desde lejos,
se da un aire con Azaña.
Noble porte, talle recio,
cabellera ya entrecana...
Y quién es y a qué ha venido,
allí mesmo lo declara:

'¡Yo me llamo Juan Rodríguez:
soy tu abuelo... noramala.
Y aquí vengo por decirte
cuatro cosas a la cara!'
-'¿Tú, mi abuelo idolatrado,
aquél que Franco matara?
¿Tú, la víctima primera
de entre todas las de España? '
-' ¡Ese soy... y menos coba! '
-' ¡A mis brazos, camarada! '
-'¡Quita allá!... Menos abrazos,
que de mí no sabes nada:
Si supieras, no le harías
lo que estás haciendo a España'
-'Abuelito fusilado...
¿No será que estás de guasa?
¿No te dieron matarile
los del trapo rojigualda?
Pues que sepas que tu nieto
que por algo es el que manda-
va a volver a la contienda
otra vez las dos Españas:
¡Y esta vez verás, abuelo...
que es la nuestra la que gana!
¡Una España progresista,
federal-republicana,
asimétrica y cubista
de la noche a la mañana!'

El abuelo fusilado
mírale y no dice nada...
Mírale muy fijamente,
con su cara de fantasma,
una cara que parece
que es de cera, por lo blanca...
Y por ella, mansamente,
una lágrima resbala
(que la cara, según dicen,
es el espejo del alma...)

Ya son setenta los años
que llevo criando malvas
en el cielo del Olvido,
y no sé lo que me pasa...
pero me llena de rabia
que mi muerte y la de tantos
no sirviera para nada.

Allí estamos a millares
los que la guerra matara...
con su poquito de gloria,
con su poquito de infamia.
Padres, tíos y sobrinos,
abuelos de media España.
Allí todos somos uno...
ya no hay rojos, ya no hay fachas,
vencedores ni vencidos...
Sólo queda la enseñanza
de saber que el fanatismo
es quien miente y es quien mata.

Otros muertos más recientes
pueden dar de ello palabra...
(y no veo que por ellos
se te mueva pie ni pata)

Ese es todo mi mensaje,
mi mensaje de fantasma:
No nos metas a los muertos
de comparsa en la tu causa.
No te cuides de los muertos...
cuídate de los que matan,
los que han hecho de la muerte
su más próspera jugada.
Ahí te quedas, Don Rodríguez...
Ahí te quedas en tu cama.
Yo me voy al otro barrio,
que el de aquí me rompe el alma.

16 diciembre, 2007 10:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal