01 diciembre 2005

Dos en uno

Crisis en el PP de Huelva, para variar. En esta ocasión, con Gibraleón (¡Gibraleón!) de fondo, con la cuna popular más prolífica de epicentro. Esperanza Ruiz, probablemente la política más agradable y humana de todo el espectro onubense, ha abandonado la formación donde llevaba la tira de años con un portazo tan meditado como medido. Le prometieron ser alcaldesa y la mandaron a por tabaco cuando la reunión definitiva. Ahora, ha dejado a los pies de los caballos al que la engatusó, a José Luis Rodríguez, todo un responsable (capten la ironía) de Política Municipal en la remozada ejecutiva regional del PP que ha visto cómo el «cambio tranquilo» que le encargó a José Ramón Gómez Cueli ha derivado en la pérdida de una delicadísima mayoría absoluta que terminará de saltar por los aires en las elecciones de 2007. Ni un hombre curtido en mil batallas como Matías Conde ha sido capaz de hacer valer sus armas para abortar la marcha de Esperanza, a la que, desde luego, se le podrá negar cualquier cosa menos arrojo y valentía. Le queda por delante lo más difícil: mantener el equilibrio, demostrar a su pueblo y a toda la provincia que, pese a las críticas y pedradas de unos y las flores los encendidos elogios de los otros, no va a pegar un bandazo de los de padre y muy señor mío. Se lo aconsejo de todo corazón, por el aprecio personal que les tengo a ella y a Norberto: si la cuerda se afloja demasiado y amenaza con romperse, lo mejor es bajar y despedirse desde la lona. Que a ningún héroe se le exigió ser, además, funambulista.

***

En las filas del PSOE de la capital, en lo más profundo de las bases, ya se ha instalado la convicción de que el próximo rival de Pedro Rodríguez para alcanzar la Alcaldía de Huelva saldrá bautizado de un proceso de primarias en el que el actual portavoz municipal, José Juan Díaz Trillo, se las tendrá que ver con un candidato alternativo. También se cree, a pies juntillas, que esta segunda opción será encarnada por una mujer, que todas las papeletas las ha comprado ya la parlamentaria andaluza y senadora Cinta Castillo, que por lo bajini (o por lo altini) ésta recibirá el respaldo de las ejecutivas provincial y regional del partido, y que, por lo mucho que estará en juego, se subsanarán los errores cometidos en el pasado —en los anteriores procesos de selección del alcaldable— para no tropezar de nuevo con el mismo peñasco ante los ojos de la ciudadanía. Las encuestas internas revelan el inevitable desgaste del PP, sí, pero también que el candidato Rodríguez sigue siendo el gran valor de los populares. Además, se ha visto cómo, comicio tras comicio, se agiganta en las campañas electorales y que le tiene cogida la medida a Díaz Trillo. El sueño del PSOE sería encontrar la horma de Perico, pero a estas alturas de la película se antoja imposible, así que volverá a confeccionar una lista en la que la estrella será el equipo y no su delantero centro. Serán, por tanto, las bases quienes decidan. Y Pepe Juan no es tonto.

Del archivo de EL MUNDO Huelva Noticias

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal