18 agosto 2006

Demagogia

¿Se imagina alguien al PSOE nombrando a un líder ecologista del tipo Juan Romero como responsable urbanístico de uno de los principales núcleos costeros onubenses? ¿Creen que los socialistas locales y provinciales están en disposición de emular a la gestora marbellí y dejar en manos de un Javier de Luis todos los expedientes sobre licencias tramitadas por un ayuntamiento con salida al mar? Les recuerdo: el pasado 1 de agosto, la comisión que rige los destinos del municipio costasoleño desde la disolución de su Consistorio hace unos meses, nombraba al ex portavoz de Ecologistas en Acción de la zona como nuevo asesor técnico de urbanismo. Su aval no es otro que el haber interpuesto desde 1996 más de 300 denuncias por presuntos delitos contra la ordenación del territorio, amén del carrusel de alegaciones, propuestas e indicaciones presentadas contra la práctica totalidad de los documentos de planeamiento de la ciudad tramitados durante la última década. El gesto del presidente la gestora, Martín Reyes (impuesto por Chaves, recuerden, pese a que el jefe del Gobierno andaluz se comprometió públicamente a consensuar el nombramiento con el PP), quiere venderse como la prueba definitiva de que el PSOE no está interesado en hacerse con el magro negocio del urbanismo de Marbella, y el propio De Luis favorece esa impresión jurando y perjurando que «seguiré denunciando los atropellos y la especulación salvaje, pero ahora desde dentro»... Insisto: si ése es el adalid del nuevo modelo costero que impulsan los socialistas, ¿cuándo llegará la oferta de Manuela Parralo para comprometer a un Iñaki Olano a que vaya en su candidatura con la promesa solemne de que tendrá carta blanca en la GMU de Curro Moro en cuanto se rompa la mayoría de Perico? Aunque, siendo justos, quien está haciendo más méritos judiciales para que lo fichen es, sin lugar a dudas, mi amigo don José Luis López Peña, el candidato más verde de la ciudad, a quien no sé si Luciano Gómez sí ve decidiendo qué se hace con el Polo Químico. ¿Y Barrero? ¿Se lo imaginan conspirando durante un almuerzo en El Paraíso para que un Juan Antonio Fernández acompañe a Rodríguez Nevado en la lista con la que esperan derrocar al listísimo José Carlos Hernández Cansino? ¿Será el último alcaldable puntaumbrieño de IU ese asesor urbanístico que salga definitivamente a explicarnos las rebajas municipales en las parcelas turísticas vendidas a Alfredo González? Convengan conmigo al menos, compañeros, que lo de la comisión marbellí es demagogia pura y dura. Y que a De Luis, simplemente, lo han comprado.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 18 de agosto de 2006

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal