04 febrero 2008

La apuesta valverdeña del PP


La apuesta en firme del PP por meter a una valverdeña en el Parlamento andaluz, para que se vaya fogueando en la política autonómica y dentro de tres años pueda presentar galones en el feudo del ya para entonces alcalde-senador Pepe Cejudo, probablemente sea la más temeraria de todas las planteadas por las distintas formaciones ante las elecciones del 9 de marzo, en el sentido de que se va a tener que ir justificando sucesivamente para no convertirse en arma arrojadiza en los comités provinciales que los responsables orgánicos del centro derecha onubense habrán de convocar a medio y largo plazo. Para empezar, Lole López Gabarro está obligada a partirse la cara en esta campaña hasta rebasar la barrera psicológica de los 1.800 votos, que los populares ya estuvieron a punto de romper en 2000, cuando uno de cada cuatro valverdeños se decantó por la papeleta que por vez primera encabezaba el alcalde capitalino, Perico Rodri. Las últimas elecciones municipales, donde la futura parlamentaria andaluza integraba por segunda vez consecutiva la candidatura fallida del empresario local Juan Carlos Gutiérrez, marcan una brecha de 300 votos que son los que tendrá que salir a buscar donde sea, como si le fuera la vida en ello. Pero insistimos en que esto no es más que el inicio, la pica en Flandes. Después vendrán más exigencias, nuevos retos que conforman, de suyo, la nómina política. En el imprevisible congreso provincial del PP que sucederá a la cita del 9-M, a buen seguro que a Lole le encomendarán la ardua tarea que nadie ha sido capaz de asumir con éxito desde la vuelta de la Democracia, y que no es otra que la de contribuir decisivamente a armar una cierta estructura territorial de partido en toda la comarca andevaleña y minera con la idea clara de que no se venga abajo a las primeras de cambio. Y, finalmente, habrá que recortarle mucha distancia al PSOE en las elecciones de 2011... Con un canto en los dientes se darán en la plaza del Punto si Lole es capaz simplemente de revitalizar el comité local de Valverde. Pero eso, con Cejudo más tiempo que nunca en el pueblo (el Senado no le atará tanto como la Diputación), no va a resultar sencillo. Aparte, PSOE e Izquierda Unida aprovecharon hace décadas la coyuntura para que militar en el PP fuera un estigma casi intelectual en determinados municipios de la provincia. En pocos lugares como el Andévalo necesitan los populares que fragüen iniciativas como la de Andaluces por el cambio, comandada en Sevilla por el antiguo presidente de El Monte Isidoro Beneroso. El hándicap es lograrlo allí donde el profesional, tanto el joven como el senior, o trabaja en la Administración o ha emigrado. Dicho de otro modo: pocas Loles quedan por descubrir en Valverde.



Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 5 de febrero de 2008

Etiquetas: , , , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

El congreso provincial se va a resolver en contra de Perico no por valverde, el andévalo o la sierra...sino por los compromisarios de Beas, Paterna, Rociana, Bonares,Trigueros, villablanca, Bollullos, Cartaya, Moguer, Almonte, Palos, Lepe, Punta Umbría, Gibraleón....y sobre todo HUELVA, la capital.

07 febrero, 2008 00:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal