16 junio 2006

Previsiones moguereñas

A poco más de 11 meses de las elecciones municipales, me sugiere un buen amigo en el blog la posibilidad de que las urnas habiliten a cerrar un sorprendente pacto en Moguer entre PSOE, PA y Avema para desbancar de la Alcaldía al popular Juan José Volante, quien durante los últimos tres años ha estado dirigiendo los destinos del municipio que vio nacer al poeta Juan Ramón Jiménez gracias al apoyo de los andalucistas y después de aquella marcha atrás (también conocida como coitus interruptus) que supuso el punto y final político para el socialista José Carlos Piosa. Me recuerda el afable internauta que muy recientemente Volante ha dicho que su pueblo necesita una mayoría absoluta como el comer, lo que le lleva a pensar a este colega de redes en la maltrecha salud del vigente pacto de gobierno. Y me añade este dato que desconocerá mucha gente: «Que Manuel Capelo se dejara ver en la Casa de la Provincia del Rocío junto a ¡Manuela Parralo!... ¿no podría implicar algún cambio de cara a las próximas municipales?». Recojo el guante: mientras más lo pienso, más trabajo me cuesta imaginarme esa foto finish. No digo que a Volante le vaya a caer del cielo esa «mayoría suficiente» que reclama, entre otras cosas porque, con tantas candidaturas consolidadas, resulta ciertamente complicado que se dé ese escenario en el que la formación más votada pueda gobernar en solitario. Lo que me cuesta horrores imaginar es un pacto sólido a tres en el que participen Capelo (hueso durísimo de roer en cualquier negociación política), Jesús Díaz y la gente de la Asociación de Vecinos de Mazagón. No niego la evidencia de que los socialistas andan de rebajas de norte a sur y de este a oeste en la provincia para adueñarse por completo del mapa político onubense, con Mario Jiménez embarrándose sus Ferragamo de vicepresidente de El Monte (harían bien en preguntarle por Bueno Lidón; a él y a Barrero), pero lo cierto y verdad es que los del centro izquierda siempre han hablado pestes del responsable de Urbanismo moguereño (lo más suavecito que he escuchado por ahí de él es que es más de derechas que el palo de la bandera), y pactando con Avema tampoco veo a nadie más que al PSOE después de la experiencia de Rosario Ballester. Nadie le quiso ofrecer a Capelo en 2003 la Alcaldía ni creo que vaya a pasar tampoco ahora en 2007, así que sólo se puede vaticinar un escenario muy complicado si Volante no termina de despegar (lo cual tampoco es nada fácil), porque otros cuatro años de chispas entre el del PA y Álvaro Burgos acabarían en incendio. Fijo.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 16 de junio de 2006

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Se preguntaba Ud. Hace unos días por qué Manuela Parralo. Ya seguro que ha conseguido pistas para responder a esa pregunta. No obstante, le voy a dar algunas opiniones.
La clave de la decisión hay que buscarla en el factor interno. Este detalle tan importante no suele ser suficientemente valorado por quienes no forman parte de la organización. Con esto no quiero decir que se hagan apuestas conscientemente perdedoras con tal de mantener el statu quo de poder, pero sí que la apuesta que se haga siempre, insisto, siempre, será la que resulte más cómoda y más conveniente a la mesa camilla. Y ahí tiene Ud. La respuesta a su propia pregunta. No le dé más vueltas.
Le voy a dar algunos datos aunque sea de manera desordenada:
 Es amiga personal de J.B, Arreciado, Garzón, Aburto y Montaner. No olvide este detalle, aunque a alguien medianamente serio le pueda parecer frívolo, porque ellos en reuniones familiares privadas fueron quienes la animaron y avalaron para entrar en política y el barrerismo se caracteriza por moverse en un círculo muy cerrado de personas que destacan por una lealtad ciega, interesada y bien recompensada y la calle La Palma prefiere siempre esto último antes que la valía política, personal o profesional. Ejemplos los encuentra a puñados en la mediocridad de la gran mayoría de los cargos institucionales propuestos por Barrero.
 Su marido desde hace años ha estado muy bien relacionado con la calle La Palma a nivel personal y profesional, pero no en el político: “A mí que me den encargos y no cargos”. Ud. Mismo la llama “la esposa de Álvarez Checa”.
 Carece de experiencia y de liderazgo para convertirse, por ahora, en un contrapoder interno, a pesar de que su auténtico padrino político (García-Arreciado) sea enemigo político público de Barrero, Cejudo y Jiménez. Así, Barrero y Cejudo ganan tiempo en una carrera que ellos saben que se acerca a su fin.
 Supone la puesta en valor de la inversión política realizada desde que fue nombrada miembro del consejo de la universidad, siendo Montaner presidente, allá por el año 2002 como primer paso de una carrera política desarrollada no por la interesada desde la militancia de base, sino diseñada desde arriba y a medida.
 Parralo, a fecha de hoy, no encabeza ningún grupo ni es nadie dentro del PSOE. Ud. Mismo lo dice en su artículo. Lo demostró con sus nombramientos (personas ajenas al PSOE y a la política o recién afiliadas expresamente para la ocasión) cuando le encargaron la vicepresidencia de la diputación o la gestión de una delegación de la Junta. Fíjese si es desconocida para la militancia que en los últimos cuatro años nunca, sí, nunca, ha subido a la tribuna en las asambleas locales, es decir, los afiliados conocemos a nuestra próxima candidata por la prensa y, en cambio, no la hemos oído hablar en relación con los muchísimos problemas de Huelva.
 Su papel en el ayuntamiento ha sido discretísimo, sin implicarse en absoluto en la labor de oposición y limitándose a asistir a los plenos. ¿Cuántas mociones ha defendido de todas las presentadas por el grupo socialista en esta legislatura? Todo esto con la intención de mantener su imagen política impoluta.
 Es fácil de defender su elección: es mujer, su imagen pública no está salpicada por asuntos espinosos –para eso le dejaron cultura en la diputación-, aparenta ser una renovación en el PSOE para una ciudad que necesita renovación (ésta va a ser la idea-fuerza de la campaña), supuestamente ganará votos en ciertos sectores del centro-derecha (¿cuántos perderá por la izquierda? ¡Qué suerte ha tenido IU!)…..
 Durante estos años se ha impedido el protagonismo de otros militantes para protegerla y para evitar la existencia de alternativas: a Pepe Fernández lo dejan que se queme disciplinadamente en denuncias de corruptelas y temas escabrosos, a Mª J. Rodríguez la sacan de la política municipal, no se recurre a posibles fichajes externos, García-Arreciado mantiene una enemistad política evidente con el aparato y por su inteligencia y su experiencia sería un enorme peligro para la mesa camilla, Cinta Castillo es demasiado lista para embarcarse en una guerra que no es la suya y de la que no va a sacar nada más que problemas……
 Se ha evitado la transparencia sobre su designación desde el principio. Para evitar el rechazo o las críticas se ha tenido a la militancia al margen de todo el nombramiento (“la elección de candidato será un ejemplo de participación y democracia”, Mario Jiménez dixit, jajajaja), incluso se ha negado la información a la comisión ejecutiva local que se enterado por la prensa de la decisión tomada en un despacho por unos pocos, muy pocos (Barrero, Cejudo y Jiménez con la complicidad de Trillo).
 Barrero, después de que Chaves intentara meterle el dedo en el ojo con la candidatura de Saldaña, estaba obligado a dar muestras de seguir vivo y con capacidad de renovar el plantel.

Ud. Se pregunta por qué Parralo. Creo que, a estas alturas, la pregunta debe ser otra u otras. ¿Hay algo más detrás de su designación? ¿Se trata sólo de satisfacer su divismo caprichoso y ambicioso o estamos ante una operación de mayor alcance que se irá vislumbrando poco a poco? ¿Se trata sólo de renovar el cartel electoral o hay otros intereses en que sea precisamente Parralo? ¿Qué papel está teniendo y va a tener Garcia Arreciado? ¿Qué condiciones ha puesto Parralo? ¿Qué condiciones le han puesto a ella? Si pierde las elecciones, ¿qué cargo le tienen prometido? ¿será la presidenta de la Diputación? ¿o consejera? ¿quizás un puesto en el Congreso o en el Senado? (nadie en el partido se cree que vaya a encabezar la oposición municipal durante una legislatura).

Lo que va quedando cada día más claro es que la trágala a la que Barrero ha sometido al PSOE de Huelva está teniendo un alto coste interno para él y para ella. Aunque formal y públicamente sólo se encuentren declaraciones de apoyo, la realidad y la opinión más generalizada entre la militancia es, por un lado, de hartazgo de una forma de hacer política que cada día se acerca más al cesarismo y, por otro, la evidencia clarísima de que el nombre de la candidata no ha despertado ningún tipo de ilusión ni de entusiasmo, sino muchísimas dudas entre los ochocientos militantes de Huelva. Díaz trillo lo ha podido comprobar y lo sabe perfectamente. En consecuencia, como el proceso de elaboración de la lista no sea más abierto a la participación, podría haber posturas rotundamente críticas en la decisiva asamblea de otoño. Incluso así, muchísimos militantes destacados están ya esperando que la noche electoral Manuela Parralo anuncie su victoria, porque la operación ha sido de tal envergadura que, en caso contrario, la rebelión interna estará servida.

16 junio, 2006 11:57  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal